actividades-de-animacion-para-empresas-en-navidad

Actividades de animación para empresas en Navidad

Comparte en las redes

La Navidad, época llena de calidez y sonrisas en los rostros, es un tiempo más que propicio para desarrollar actividades de animación e integración entre los equipos de trabajo, lo que trae beneficios como fortalecer el trabajo en equipo, la confianza y la camaradería. Compartir las tradiciones navideñas en el lugar de trabajo lo impregna, además, del espíritu festivo de la temporada.
Una de las actividades de animación que se puede desarrollar es proponerle a las diferentes áreas y departamentos de la empresa que decoren ellos mismos sus espacios de trabajo. Para mantener una cierta uniformidad y estilo corporativo se les pueden suministrar los materiales. Al final se puede premiar el área que haya efectuado una mejor decoración.

El Belén y Papá Noel
El disfraz es un elemento que nos regresa, casi siempre, a la infancia, y por lo tanto tiene el poder de desinhibir hasta a los más tímidos. Una idea muy divertida de concurso navideño que se puede realizar es hacer que diferentes equipos intenten recrear un Belén en vivo, tal y como lo hizo por primera vez San Francisco de Asís. Aunque si esto no es posible, un belén decorado por todos los empleados puede funcionar bastante bien para mostrar el espíritu de las fiestas
Papá Noel, otro de los personajes típicos de la Navidad, también es susceptible de ser utilizado en actividades de animación. En esta ocasión la propuesta es que cada equipo escoja dentro de sus integrantes al que mejor pueda personificar al viejo, y entre todos se esmeren por hacerlo lo más parecido posible. Un desfile de premiación puede ser el divertido cierre de la actividad.

Espíritu navideño por boca y oídos
Una muy buena iniciativa entre las actividades de animación para los equipos de trabajo con el espíritu navideño puede ser invitar a las instalaciones de la empresa a un coro que interprete villancicos y cánticos navideños en un día específico, de preferencia previo al 25 de diciembre.

Si las posibilidades logísticas lo permiten, se puede invitar a las familias de los empleados a tomar parte en estas actividades, y si dentro del personal hay talentos musicales se les puede pedir que se encarguen de todo o parte del repertorio.

Un complemento a esta actividad, que también se puede realizar de manera independiente, es ofrecer algunos platillos típicos de la época, como turrones, mazapanes y hasta el roscón de reyes.

También se puede hacer un sorteo por áreas, en el que cada una de ellas queda encargada de llevar estos manjares para ofrecérselos a todos los compañeros en un día o días específicos, de preferencia aquellos que van entre el 26 de diciembre y el 5 de enero.

Los aguinaldos y los santos inocentes
Otra de las costumbres navideñas, la de los aguinaldos, se presta para realizar actividades de animación. Se pueden organizar rifas de algunos obsequios para los empleados, o también entregárselos a algunos de ellos como incentivo o reconocimiento por su desempeño durante el año.

Por último, está la tradición de gastar bromas el 28 de diciembre, día de los santos inocentes, que no hay que promover porque surge espontáneamente, y aquí más bien la decisión consiste en si se debe poner algún límite a la discutible creatividad de algunos, que pueden llegar a ser realmente pesados.

Mas información en www.acciondeequipos.com

Sara Ruiz
Experta en eventos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.