Uñas, Cuidados

Uñas encarnadas. Te contamos algunos remedios caseros.

Comparte en las redes

Causas por las que se nos enrrojecen las uñas

Cuando una uña, la mayor parte de las veces, la de uno de los dedos gordos del pie, crece metiéndose dentro de los tejidos blandos que la rodean, causan lo que llamamos una uña encarnada, condición muy común y extraordinariamente dolorosa, usualmente causada por el uso de calzados no holgados suficientemente.

Lo mismo puede ocurrir en la uñas de la manos, pero estos casos son muy raros, también son causante de las uñas enterradas, el corte inadecuado que hace que se doble de acuerdo al ángulo del  mismo, el uso inadecuado de las tijeras para cortar la unas pueden también producir el doblamiento de ellas, tanto como el cortarlas demasiado cortas o en forma redondeadas.

Pueden producirse igualmente por pequeñas heridas o golpes recibidos en la punta delo dedo, o por posiciones adoptadas durante el ejercicio de deportes extremos que forzar al pie a posturas inadecuadas, también pueden ser causadas por infecciones de bacterias.

Las personas con tendencias a tener uñas encarnadas por lo general tienen un área de tejidos alrededor de de ella muy amplio, lo que permite que al cortárselas muy cortas le permite crecer hacia los lados.

Sin embargo siempre veremos la intervención del zapato que es el que proporciona el soporte que permite la penetración del tejido.

El tratamiento de una uña encarnada debe ser deslizado por personas calificadas pues pueden traer complicaciones de infección, así como que en muchos casos necesitan incluso intervención  quirúrgica para la remoción de la cama lateral de la uña o la remoción total de la uña misma.

Uñas

Evitando las infecciones

Vigile las infecciones, si nota una inflamación del área del encarnamiento y esta se vuelve roja, con un fuerte dolor y calor, pueden llegar incluso a tener pus, es necesario ser atendido por un doctor, en casos graves puede incluso sobrevenir la gangrena.

Usted puede tomar medidas para evitar en muchos casos esta situación, para ello lo primero que debe hacer es usar zapatos cómodos y amplios, evite los de puntera y muy apretados, y también las medias apretadas, utilice sandalias cuando pueda, es mejor lucir fuera de estación que padecer una uña enterrada.

Si sus uñas son muy gruesa y esto le dificulta contárselas, use una crema ácido láctico o urea, estos harán que se suavice bastante.

Después de cortarse la uñas límesela, evite los bordes afilados que le puedan penetrar en la piel, también evite cortarse la unas con tijera no importe que estilo simplemente no tiene suficiente espacio para utilizar esta herramienta.

Nosotros en este artículo halábamos de los remedios caseros (como el del blanqueamiento de la piel) y la medicina natural,  y nos apegamos a ella todo lo que nos sea posible, pero entendemos que en ocasiones existen errores que debemos evitar.

Uno de ellos es la muy difundida costumbre de cortar una V en el extremos central de la uña con el objetivo de obligarla a que crezca hacia el centro y se aleje del borde encarnado, esto simplemente no es cierto, no funciona, no lo haga, lo único que lograra es crear un punto débil que propiciara la ruptura.

 

Cuidados caseros De uñas

Remedios casero y naturales para las uñas encarnadas:

Algodón

Remoje el pie con la uña encarnada durante 20 minutos en una solución de agua tibia y sal en proporción de una cucharadita de sal por cada pinta de agua, después de secarse cuidadosamente el pie, póngase una pequeña cantidad de algodón debajo de la punta de la uña encarnada, haga lo mismo cada dos días, esto obligara a la una a crecer hacia arriba.

Sal Epson

Sumerja su pie dañado en un recipiente con agua tibia o lo más caliente que resista, a la que se le ha añadido dos cucharadas de sal Epson, después de unos minutos, séquese el pie y y introdúzcase un pequeño pedazo de algodón empapado en vitamina E, entre la una y los tejidos blandos, eso evitara la irritación y que se le penetre los bordes en la carne, esto debe repetirlo varias veces al día hasta que desaparezca el dolor.

Ajo

Colóquese un diente de ajo o un pedazo de cebolla sobre la una encarnada y manténgalo vendado durante la noche.

Caléndula

Remoje el dedo afectado con cinco gotas de caléndula disueltas en media taza de agua caliente, durante 15 a 30 minutos, luego envuélvase el pie en un pedazo de tela de lino.

Limón

Tome medio limón, ábrale un hueco en el centro, que le quepa el dedo afectado,  introduzca allí su dedo y manténgalo durante  veinte minutos.

Remedios, Caseros

Yeso

Lávese el pie y séqueselo muy bien, aplíquese una solución de Betadine, sino la puede obtener use simplemente agua salada,  espere que este bien seco, (alrededor de cinco minutos) entonces aplique el bálsamo de tigre, al área dañada, hecho esto cúbralo con yeso, hágalo en la manan y antes de acostarse por  dos semanas.

Peróxido

Para aliviar el dolor e evitar infecciones, mantenga empapado su pie en sal Epson o vinagre durante quince o veinte minutos, después, suavemente empuje suavemente la piel que está cubriendo la uña encarnada, y masajéela, le dolerá un poco, pero le ayudara, póngale peróxido y déjela secar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *